VISITAS

Google+ Followers

DERECHOS DE AUTOR

Todas las fotografías de este blog, están protegidas por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de Abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Quedando totalmente prohibida su reproducción total o parcial sin el expreso consentimiento del autor. Si estás interesado en adquirir alguna copia, o los derechos de la reproducción de algunas de las fotografías aquí publicadas contacta con el autor.

sábado, 10 de enero de 2015

CLOT DE LA MARE DE DEU, BURRIANA, CASTELLON

Declarado por Acuerdo del Consell de la Generalitat de fecha 8 de febrero de 2002, el Paraje Natural Municipal Clot de la Mare de Déu, con una superficie de 17,84 ha, se localiza en el término municipal de Burriana en la Provincia de Castellón.
El Clot de la Mare de Déu es un paleocauce que se adscribe al complejo fluvial del río Mijares. Se abastece de agua por la presencia de un manantial de cierta importancia que presenta una vegetación de macrófitos bien conservada con restos de vegetación típica de bosque de ribera, que es aprovechada por la avifauna acuática como zona de descanso.
El Clot de la Mare de Déu posee la vegetación característica de los bosques de ribera con chopos y sauces en los márgenes más exteriores del cauce y carrizos y juncos en contacto con el agua. En la gola, zona de desembocadura del Clot, la vegetación se hace más halófila (salina), apareciendo taraix.
En cuanto a la fauna destaca la presencia de aves acuáticas como el zampullín chico, el avetorillo común, el correlimos y la garcilla buellera entre otros, mientras que del grupo de los reptiles se puede citar la culebra de agua, la culebra bastarda y el galápago europeo.
Todo esto ha originado que este enclave se encuentre incluido en el catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana.
El Clot de la Mare de Déu es un área tradicional de esparcimiento de los vecinos de Burriana. En la declaración de este Paraje Natural Municipal se conjugan perfectamente dos aspectos importantísimos y prioritarios de todo espacio natural protegido: la protección de los valores naturales y el uso público de este. 
El camino que bordea ambas riberas es totalmente llano y es un recorrido perfecto para realizar con niños. Tiene una longitud de unos 3 kilómetros y es circular (el principio y el final se encuentran en el mismo punto). Existe la posibilidad de dejar el coche aparcado a escasos metros del inicio del recorrido, enfrente de unos bloques de viviendas.
El recorrido se inicia en la desembocadura y ascendemos por el margen derecho, por un camino serpenteante entre abundante vegetación y arbolado hasta que llegamos a un punto donde el camino se ensancha y giramos a la derecha para cruzar por un pequeño puente el río y descender por la ribera izquierda junto a huertos de naranjos hasta volver a llegar a la desembocadura.